Archivo de la etiqueta: Vínculos

Construir nuestro YO

Modelos internos y relaciones personales

Desde pequeños la relación con nuestros progenitores y familiares nos ayuda a entender el mundo que habitamos. Comprendemos el entorno y cómo los demás reaccionan ante los aspectos cotidianos de la vida en base al vínculo que establecemos con ellos y nos nutrimos de las experiencias que vivenciamos.

Si todo va bien adquirimos un sentimiento de seguridad básico en el mundo. Una sensación interna de confianza que nos ayuda a percibir la existencia como positiva e interesante. Eso no significa que todo haya sido un camino de rosas pero sí que hayamos tenido adultos que nos han ayudado a entender que teníamos su apoyo y que nos podíamos fiar de ellos. Que cualquier cosa que pasara o sentimiento que nos abrumara podríamos compartirlo y que seríamos entendidos.

Ser reconocidos, comprendidos y calmados es la base para la posterior capacidad de autorregulación y sensación de continuidad del YO. Poder sentir esperanza y tolerar crisis en la vida también va a depender de la calidad de los vínculos que hemos tenido.

Como adultos el mundo en general y las relaciones personales con los demás en particular, van a ser influidos por los modelos de relación que hemos vivido, modelos que son internalizados para ayudarnos a enfrentarnos la complejidad de la vida. La percepción, la memoria, las expectativas, los deseos y nuestra forma de reaccionar, por tanto, se verán influenciados por estos modelos.  Ni que decir tiene que hay algunos modelos que son adaptativos y constructivos y otros que nos alejan de una comunicación sana con los otros y de una visión esperanzadora del mundo.

En nuestras relaciones personales actuales debemos reflexionar si nos sentimos satisfechos y en qué medida aspectos nuestros están perjudicando nuestro deseo de conectar. ¿Qué hacemos cuando hay conflictos? ¿Cómo nos sentimos ante ellos? ¿Qué expectativas tenemos de cómo deben actuar los demás? ¿Cómo me influye la opinión de alguien y qué hago con ese sentimiento?….Y la pregunta del millón ¿Qué tiene que ver esto conmigo y con lo que he vivido antes?

Photo by Kristina Litvjak on Unsplash

El hilo Rojo

LA LEYENDA DEL HILO ROJO

Según una leyenda asiática existe un hilo rojo invisible que conecta a aquellas personas que están destinadas a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias… Cuenta que cada noche un anciano que vive en la luna sale en busca de las almas que están predestinadas a encontrarse en la Tierra y las va uniendo con un hilo rojo atado en su dedo meñique para que no se pierdan. El hilo siempre está presente, puede tensarse, estirarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.

stained-glass-love-handsPara nosotros, lo más interesante de esta leyenda no es tanto que no podamos escapar al destino, si no la importancia de las relaciones. El hilo rojo simboliza el vínculo que existe entre dos personas, y no solo se refiere a nuestra pareja, sino también a todas las relaciones que podamos tener a lo largo de nuestra vida: pareja, amistad, hermanos, padres, amigos etc… Desde que nacemos siempre estamos interactuando, vamos estableciendo vínculos entre nosotros, uniéndonos con una especie de hilo rojo invisible.  Algunas veces esas relaciones, pueden ser tensas, otras enrevesadas y otras más cercanas. Quizá, como dice la leyenda, ese lazo no se rompe nunca del todo porque forma parte de nuestra vida, aunque en algunos casos deberemos aprender a desenredar esos nudos y esas tensiones…en definitiva, manejar estas relaciones de una forma positiva para que se conviertan en un camino de crecimiento y bienestar.