Archivo de la etiqueta: Optimismo

El poder de la Sonrisa

El poder curativo de la sonrisa

Sonreír, un gesto sencillo con numerosos beneficios que puede ayudarnos a mejorar nuestro bienestar físico y emocional. Se le atribuye también un poder curativo, los expertos en medicina psicosomática afirman que una sonrisa puede reducir hasta un 60 por ciento la recuperación de cualquier paciente. Descubre cómo puedes potenciarla en la columna “Estar bien” de Isabel Serrano para la revista  Club Gente Saludable de TVEAdemás… la sonrisa es contagiosa y nos hace más atractivos 🙂

CGS 134_LA EXPERTA OPINA… (ESTAR BIEN, POR ISABEL SERRANO ROSA)_001

 

Fomentar Emociones Positivas

DECÁLOGO PARA FOMENTAR LAS EMOCIONES POSITIVAS

  1. No te compares con los demás, tampoco te compares a los demás contigo mismo. eres una persona única y debes respetar tu singularidad. Siempre habrá alguien que tenga más cualidades que tú en algo, pero no en todo.
  2. No te envíes mensajes negativos. Deja de criticarte. Los pensamientos negativos conducen a sentimientos negativos y minan tu autoestima. Por ello, envía un “stop” ante pensamientos como: “no valgo para…”, “no soy…”, “no tengo…”, “nunca consigo…”, “jamás llegaré a …”
  3. Sé indulgente con los demás y contigo mismo. Recuerda que nadie es perfecto, no lo exijas a los demás, pero tampoco a ti mismo. Envíate mensajes alentadores,  como:  “lo intentaré de nuevo”, “la próxima vez tendré más cuidado”, “es conveniente que emplee otros medios”, etc…
  4. Rodéate de personas que te quieren y déjate querer. Acércate a las personas que de verdad te aprecian. No tengas miedo de recibir afecto, ni de mostrarlo. La expresión de los afectos positivos aumenta la capacidad de amar y disfrutar de las relaciones. Son caricias esenciales y vitaminas emocionales.
  5. Repasa tus cualidades, escúchalas y acéptalas cuando te las dicen. Tómate tiempo de vez en cuando para repetírtelas y tomar conciencia de ellas. Esto no enorgullece, sino que te responsabiliza para actuar de acuerdo con esas cualidades.
  6. Recuerda la influencia que las emociones tienen en la salud.  Cuando estés inquieto o perturbado párate a pensar qué te pasa, identifica qué es lo que sientes, pon nombre a esos sentimientos y emociones, reconócelos como tuyos y exprésalos. Será catártico, y además, te permitirá tomar conciencia sobre la parte de responsabilidad que tienes en lo que te ocurre.
  7. Regálate aquellas cosas que hacen que te sientas mejor: Un masaje, tu desayuno favorito, un paseo por el campo o la playa, un libro, ir al cine, charlar con un amigo, escuchar tu música preferida, etc…
  8. Coloca el pasado en su lugar. Los hechos pasados a veces son irreversibles, no pueden cambiarse, sin embargo, sí puedes cambiar la actitud que adoptes al respecto.  La influencia positiva o negativa de lo que te ocurrió puede trabajarse. El cambio es posible.
  9. No vivas continuamente desde los “tengo que”. Cuando te encuentres pensando así, revisa sinceramente quién te dice que “tienes que”… hacer, decir, ocultar, pensar, cumplir con, etc… Puedes cambiar esta frase por “quiero”, “he decidido”, “asumo”, “he optado por”, “prefiero”… producirá efectos emocionales más saludables.
  10. Acéptate tal y como eres en la realidad, y acepta a los demás como son. Éste es un camino a recorrer, no una meta. El conocimiento personal es progresivo, en cada etapa de nuestra vida descubrimos nuevas dimensiones personales. Tú no eres responsable de cambiar a los demás, pero puedes empezar por cambiarte a ti mismo.

Acepta lo que te ocurre en la vida, pero sin determinismos, sin resignación y sin derrotismos.

¡Nos han declarado la Navidad!

Tengamos la fiesta en paz, cinco maneras de “sobrevivir a la Navidad”

Tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina y estas fechas, queramos o no, nos estresan y nos remueven. Son días de encuentros familiares y en muchos casas se hace evidente cómo son las relaciones entre unos y otros. Son días que, aunque intentemos que no la haya, todos sentimos presión: porque todo esté perfecto, porque no haya  conflictos, porque los regalos gusten, porque mi hijo se porte bien, porque…

 ¿Qué puedes hacer para tener la fiesta en paz estas Navidades?

  1. Aprende a respirar: es básico y sí, todos lo hacemos, pero la mayoría de veces no lo hacemos bien. Respiramos tensos, sólo con la parte torácica… Si estar en la mesa con tíos y primos con quienes no nos llevamos muy bien nos saca de quicio, si nuestro hijo no para de correr y tirar cosas por el suelo… RESPIREMOS. Todo es mucho más fácil cuando lo hacemos, y a la vez, nos ayudará a tomar una cierta distancia.
  2.  Practica la empatía: Para los niños son días también estresantes, demasiados regalos y mucha gente en las casas les pone a mil por hora y eso. Por lo tanto, aceptemos que estos días son así, a ratos estresantes. Sintamos empatía hacia ellos, muchas veces están sobre estimulados, ya habrá tiempo para relajarnos y volver a la rutina. Empatía también con los demás: con los abuelos, padres, suegros, tíos, etc… Todos estamos en mayor o en menor medida estresados. Cuanta más empatía sintamos, mejores serán estas fiestas: más amorosas, cercanas y mucho más tranquilas.
  3.  Sé amable: Con los demás pero también con nosotros mismos. Si nos hemos puesto nerviosos porque no hemos sabido qué decir cuando tal familiar nos ha parecido que nos juzgaba, si perdemos la paciencia con nuestros hijos… seamos amables. Respiremos y no nos pasemos los tres días siguientes dándole vueltas enviándonos mensajes negativos :  “debía haberle dicho esto o aquello, no sé cómo manejar estas situaciones con mis hijos…” No vale la pena y no nos hará ningún bien. Recuerda que nadie es perfecto. Intenta reparar el error si es oportuno y sigue adelante.
  4.  Reconoce y acepta tus emociones y las de tus hijos: Si viene tristeza, porque un familiar cercano murió hace poco o porque los padres se hayan separado, dejemos que venga esta emoción, que salga y que se marche. Si viene alegría, disfrutemos, pero si viene rabia, mal humor, celos, competición o lo que sea… respiremos, démonos cuenta, dejemos que pase y liberémonos de ello, si es posible. Tampoco le tengamos miedo a que nuestros hijos expresen sus emociones, incluso las “negativas”, se suelen disipar cuando les permitimos expresarlas, cuando le ponen nombre y saben que les comprendemos. Por supuesto, potenciemos  lo más que podamos las emociones positivas como el optimismo, la alegría, el entusiasmo y sobretodo la gratitud.
  5. Busca un tiempo para ti sol@: Regalémonos un momento de silencio, un espacio íntimo, donde podamos conectar con la calma y sobre todo, un momento para poder concluir. El año se acaba y a veces viene bien hacer un parón en el camino para darnos cuenta de cómo ha sido, de cómo queremos que sea el próximo y, si nos apetece, agradecer lo vivido.

Espero que esto haga que podáis disfrutar un poco más de estas Navidades.

 

¡Feliz Navidad a tod@s!

 

Crédito foto: Un copo, Creative Commons by Raúl Hernández

Los beneficios de la sonrisa

consultor psicologico

La sonrisa es el gesto con el que demostramos que estamos contentos y generamos complicidad. Sonreímos desde que somos bebés y así favorecemos el apego, la relación con los demás y definimos la propia identidad. Pero ¿todas las sonrisas son iguales?

Guillaume Duchenne estudió lo que en su honor se denomina la “Sonrisa Duchenne”, la sonrisa sincera muy difícil de fingir y que consiste en:

La comisura de los labios se levanta. La piel del contorno de los ojos se arruga. Frente a lo que se ha dado en llamar irónicamente la Sonrisa Pan-Am (en referencia a la sonrisa de las azafatas de la aerolínea americana) más artificial similar a la forma en la que algunos primates sonríen forzando la comisura de los labios.

D. Keltner y L. Harker de la Universidad de California estudiaron 141 fotos del anuario de 1960 de dicha universidad. Contactaron con las mujeres que aparecen en el mismo 27, 43 y 52 años después y les preguntaban por su vida de casadas y satisfacción vital.

Llegaron a la conclusión de que las mujeres con la sonrisa Duchenne tenían de media:

  • Más probabilidades de casarse
  • De mantener su matrimonio
  • De experimentar mayor bienestar personal

Otros estudios han seguido a este clásico y han llegado a la conclusión de que las personas con una sonrisa genuina tienen más posibilidades de ser felices y a estar satisfechas con sus vidas.

Además, la sonrisa Duchenne se convierte en un buen instrumento para predecir y favorecer la felicidad y longevidad en una relación de pareja.