Archivo de la etiqueta: Familia

Construir nuestro YO

Modelos internos y relaciones personales

Desde pequeños la relación con nuestros progenitores y familiares nos ayuda a entender el mundo que habitamos. Comprendemos el entorno y cómo los demás reaccionan ante los aspectos cotidianos de la vida en base al vínculo que establecemos con ellos y nos nutrimos de las experiencias que vivenciamos.

Si todo va bien adquirimos un sentimiento de seguridad básico en el mundo. Una sensación interna de confianza que nos ayuda a percibir la existencia como positiva e interesante. Eso no significa que todo haya sido un camino de rosas pero sí que hayamos tenido adultos que nos han ayudado a entender que teníamos su apoyo y que nos podíamos fiar de ellos. Que cualquier cosa que pasara o sentimiento que nos abrumara podríamos compartirlo y que seríamos entendidos.

Ser reconocidos, comprendidos y calmados es la base para la posterior capacidad de autorregulación y sensación de continuidad del YO. Poder sentir esperanza y tolerar crisis en la vida también va a depender de la calidad de los vínculos que hemos tenido.

Como adultos el mundo en general y las relaciones personales con los demás en particular, van a ser influidos por los modelos de relación que hemos vivido, modelos que son internalizados para ayudarnos a enfrentarnos la complejidad de la vida. La percepción, la memoria, las expectativas, los deseos y nuestra forma de reaccionar, por tanto, se verán influenciados por estos modelos.  Ni que decir tiene que hay algunos modelos que son adaptativos y constructivos y otros que nos alejan de una comunicación sana con los otros y de una visión esperanzadora del mundo.

En nuestras relaciones personales actuales debemos reflexionar si nos sentimos satisfechos y en qué medida aspectos nuestros están perjudicando nuestro deseo de conectar. ¿Qué hacemos cuando hay conflictos? ¿Cómo nos sentimos ante ellos? ¿Qué expectativas tenemos de cómo deben actuar los demás? ¿Cómo me influye la opinión de alguien y qué hago con ese sentimiento?….Y la pregunta del millón ¿Qué tiene que ver esto conmigo y con lo que he vivido antes?

Photo by Kristina Litvjak on Unsplash

Píldora educativa #5

5 CLAVES PARA ACERTAR CON LOS REGALOS DE TUS HIJOS

Llega la Navidad y con ella, la carta de los niños a los Reyes Magos o Papa Noël, muchos padres no saben como deben proceder con esa lista de regalos y les surgen algunas dudas:  ¿Debe mi hijo recibir todos los regalos que ha pedido en su carta? ¿Incluso… ese juguete bélico que no encaja con los valores que le quiero inculcar?

Recordemos que el juego es un elemento esencial e innato en el niño, un factor a través el cual aprende de forma significativa, por tanto, debemos favorecer esa actividad para que sea el propio niño el que la desarrolle de una forma activa y lúdica.

Estas son algunas de las claves a tener en cuenta a la hora de elegir los juguetes:

  1. No satisfacer todos los deseos del niño:  Papá Noël o los Reyes Magos no traerán todos los regalos que el niño ha pedido en su carta, así evitaremos actitudes derrochadoras y una baja tolerancia a la frustración, además, favoreceremos que el  niño utilice la imaginación y la fantasía.
  2. Conocer los gustos de intereses del niño es fundamental: Esto permite que podamos encontrar los mejores juguetes para él, para ello, es necesario observarle en su juego autónomo y escucharle activamente cuando nos cuenta sus fantasías y participar en su juego de forma habitual.
  3. Elegir juguetes que fomenten valores positivos como el respeto, la colaboración y el trabajo en equipo siempre desde la complicidad con el niño.
  4. Acordar con la familia la repartición de los juguetes:  Repartir los regalos en las diferentes casas y limitar el número de regalos, de manera que favorezcamos el consumo responsable.
  5. Escoger juguetes donde el niño utilice sus habilidades sensoriales, cognitivas, psicomotoras y psicoemocionales: El juguete será un medio para que pueda desarrollar su fantasía e imaginación, su razonamiento lógico-matemático así como su socialización. Además, es importante optar por juguetes adecuados a su edad, siguiendo las recomendaciones del fabricante, guías especializadas o pedir asesoramiento personalizado a profesionales del ámbito psicopedagógico.

No olvidéis que los juguetes son un elemento secundario porque lo principal y lo que los niños necesitan es poder compartir tiempo con papá y mamá, así que…

¡¡Disfrutad de ese tiempo con ellos!!